22 de agosto de 2009

RESEÑAS DE LIBROS

La tierra asoma. Por Antonio Viñas (Ed. Perita).

Poesía sencilla y evocadora que, para a las que la vida emergente de las ciudades dejó huérfanas de pueblo en verano, abre un agujero en el tiempo permitiéndonos conocer la vida sosegadamente dura de nuestros antepasados, con sus manos ásperas de tanta tierra y las lumbres siempre rodeadas de recuerdos y leyendas. Una oda a la sabiduría ancestral y la naturaleza, a los tiempos en los que ambas convivían y evolucionaban respetándose y enriqueciéndose.
“Cuando se trataba de rendirle culto a la vida campesina, la de mis antepasados, más bien pudiera entenderse que se le hace un homenaje póstumo, una esquela lírica para su anuncio al mundo.” Efectivamente, esta sensación está presente en todo el libro, pero el reto está en ser capaz de entender que en un mundo en el que más del 60% de la población vive en sociedades artesanales, del campesinado o la pesca, es nuestra forma de ver y entender este tipo de vida la que debemos cambiar, y no sus gentes.
“Quizás hoy, todos esos hombres y mujeres, labrando sus campos, practicando una agricultura tierna, constituirían el mejor laboratorio nutricional posible para poner orden en este desaguisado de alimentos insípidos, coloreados y estabilizados para encubrir lo que realmente son: una peligrosa farsa.”
Es destacable el epílogo, el cual arroja mucha luz sobre el sentido del libro.

“Hoy, sin duda, no me contradirán, naufragamos en el puré póstumo de la crematística, padecemos de insatisfacción cósmica y la naturaleza se nos muere mientras tomamos nuestra dosis televisiva.”


Cradle to cradle (De la cuna a la cuna). Rediseñando la forma en que hacemos las cosas. Por Michael Braungart y William McDonough (Ed. Mc Graw Hill).



Hace un par de semanas terminé de leer un libro que me regalaron y que resultó ser el argumento en el que se basaba un documental interesantísimo que vi en el festival de Cine medioambiental de junio (Emisión Cero) titulado "Basura=comida" (o "100% hecho de basura").
El libro ha resultado ser increíble. A cada párrafo te hace cuestionarte cosas que muchas veces parecen absurdas, pero que, deteniéndose un momento, tienen toda la lógica del mundo, y si lo piensas un poco acabas sintiéndote bastante tont@ incluso. Pero en vez de acabar por pensar que la raza humana es estúpida y volverte misántrop@, acabas viendo cada objeto cotidiano y cada cosa que hacemos como especie, como una semilla llena de potencialidad que sólo necesita las condiciones adecuadas para germinar correctamente.
A veces da la sensación de que tanto Michael como William son un par de excéntricos utópicos y quizá algo vanidosos, pero eso sólo te lleva a darte cuenta de hasta que punto nuestras mentes han simplificado ciertos hechos y actitudes, sin percatarnos de que siempre se puede mejorar y dar más de lo que recibimos sin perder nada a cambio. Estamos realmente limitad@s a la hora de imaginar y crear, sobre todo cuando consideramos a la naturaleza como nuestra primera enemiga y una destructora nata, vengativa y sin escrúpulos.
Pero ellos van más allá, se trata de crear a su imagen y semejanza e incluso sobrepasando sus bondades, pues es una gran maestra. Devolverle con creces lo que hemos recibido o, al menos, en la misma medida. Sin embargo, a día de hoy, seguimos perdiendo energía y tiempo (incluso dinero, por qué no decirlo) por el camino en casi todos los procesos que realizamos en nuestras sociedades desarrolladas.
Plantearse el por qué y el cómo de la revolución industrial y su desarrollo parece ir demasiado lejos, pero es una de las mejores y más importantes preguntas que, creo, puede plantearse la sociedad actual. Michael y William lo hacen de principio a fin sin ruborizarse, pero además proponen soluciones realistas y específicas para cada problema, aceptando también que, a día de hoy, no tenemos soluciones para todos los problemas y que hay que seguir pensando, investigando y arriesgando, pues no hay nada imposible.

1 comentario:

  1. Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
    Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
    “Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos...
    Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
    Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
    Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
    Hoy puede ser ciencia ficción...tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
    Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar...hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
    Carlos González
    P.D Mi blog es: www.ladanzadelavida12.blogspot.com
    * El libro se puede descargar en mi blog

    ResponderEliminar